Next Euskadi

Sala de Prensa

06/04/2022

Imanol Landa lamenta la “oportunidad perdida” para ampliar la protección frente al acoso a las mujeres que acuden a clínicas para la interrupción voluntaria del embarazo

El Grupo Vasco apoya la Proposición de Ley para penalizar su hostigamiento, aunque muestra su pesar porque no incluya sancionar las concentraciones próximas a centros habilitados.

rss Ezagutzera eman

DESCARGAR IMAGEN

DESCARGAR VÍDEO

COMPARTIR VÍDEO

EAJ-PNV ha apoyado esta tarde en el Senado la Proposición de Ley Orgánica por la que se penaliza el acoso a las mujeres que acuden a clínicas para la interrupción voluntaria de su embarazo. El senador Imanol Landa ha afirmado que el apoyo jeltzale es “por convicción y desde la defensa de los derechos fundamentales de las mujeres”, y ha subrayado la participación activa del Grupo Vasco, plasmada en la enmienda introducida en el trámite del Congreso, en orden a exonerar a las mujeres y personal de los centros de la obligación de denunciar estos acosos para el inicio de las acciones penales. Sin embargo, ha lamentado que “se pierde una oportunidad de ampliar el ámbito de protección jurídica de este nuevo precepto penal con una medida adicional efectiva y aplicada en países europeos de nuestro entorno”.

La enmienda del Grupo Parlamentario Vasco, que no ha sido incluida en el Proyecto de Ley que ha sido aprobado, solicitaba considerar como infracción grave participar en concentraciones contrarias a la interrupción voluntaria de embarazos a menos de 150 metros de lugares habilitados para esta práctica. Su objetivo sería establecer “zonas de seguridad” con el objetivo de “proteger de conductas acosadoras y garantizar la intimidad y privacidad de las mujeres, así como su derecho a la libre circulación”, además de “salvaguardar igualmente al personal” de los centros.

Tal y como ha evidenciado el senador de EAJ-PNV, “no es de recibo que las mujeres que pretenden acogerse a este derecho fundamental se vean sometidas al hostigamiento, al marcaje y a la coacción de quienes pretenden imponer su moral religiosa por encima de la ley, en un ejercicio de paternalismo y tutelaje absolutamente inadmisible. Como tampoco lo es la presión que se ejerce en el mismo sentido sobre el personal de los centros habilitados para ello”, ha expuesto. “Lo contrario sería tanto como admitir por la vía de los hechos un retroceso claro en el ejercicio de estos derechos. Para ello no cuenten con EAJ-PNV”, ha advertido.

Next Euskadi