Next Euskadi

Sala de Prensa

13/11/2021

EAJ-PNV defiende la autodeterminación del Pueblo saharaui como solución política justa al conflicto del Sahara Occidental

El senador Luke Uribe-Etxebarria ha participado en la manifestación de rechazo a los Acuerdos Tripartitos de Madrid de los que cumplen 46 años.

rss Ezagutzera eman

DESCARGAR IMAGEN

DESCARGAR VÍDEO

COMPARTIR VÍDEO

El senador de EAJ-PNV, Luke Uribe-Etxebarria, ha participado hoy en Madrid en la manifestación de rechazo a los Acuerdos Tripartitos de Madrid de 1975, convocada por la Delegación saharaui en el Estado español con motivo del 46 aniversario de los acuerdos por los que España cedió ilegalmente el control del Sahara Occidental a Marruecos. El representante jeltzale ha constatado que para “encontrar la solución política justa, duradera y mutuamente aceptada en el Sahara Occidental es necesario basarse en las Resoluciones de la ONU que reconocen el derecho de autodeterminación mediante un referéndum para el Pueblo saharaui”.

En la marcha celebrada en Madrid, donde también se ha demandado poner fin a la vulneración de los derechos humanos en el Sahara Occidental, Luke Uribe-Etxebarria ha vuelto a subrayar el “fracaso sin paliativos hasta el momento” de la ONU y de su Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO) de cara a la resolución del conflicto saharaui. “La MINURSO mantiene una encomienda clara: vigilar el alto el fuego y organizar un referéndum de autodeterminación, y para ello la ONU debe movilizarse con determinación para mediar y buscar la solución para un conflicto que parece que se quiere abandonar, aspecto que no podemos permitir. Es su compromiso y no lo ha cumplido a lo largo de estos últimos 30 años”.

En este sentido, ha lamentado que “han pasado más de cuatro décadas sin que la Comunidad Internacional haya cumplido su deber de mediación y solución” y que “el proceso de descolonización del Sahara Occidental sigue sin haber concluido”. “Resulta necesaria una clara determinación para implementar las resoluciones de la ONU respecto al Sahara Occidental” porque “se trata de un territorio no autónomo bajo el control de las Naciones Unidas, conforme al Derecho Internacional, a la Carta de las Naciones Unidas y, en particular, al dictamen de la Corte Internacional de Justicia de La Haya de 1975. Marruecos carece de soberanía sobre el Sahara Occidental”. “El statu quo actual es inaceptable, dura ya demasiado tiempo de manera injustificada y es esencial realizar progresos concretos bajo una hoja de ruta efectiva y urgente, y con compromisos y plazos concretos”, ha incidido el senador.

Uribe-Etxebarria ha recordado “a España que, por razones históricas, políticas y jurídicas, tiene una responsabilidad muy relevante en el conflicto político del Sahara Occidental”. “Ya en 1963, así como en 1975, la ONU pidió al Gobierno de España que, en su calidad de Potencia administradora, también “de iure”, desde el Auto de la Audiencia Nacional de 2014, hiciera los esfuerzos necesarios para que los saharauis pudieran ejercer su derecho a la autodeterminación a través de un referéndum”, ha señalado el senador. En este sentido, ha reclamado que “el Gobierno español desarrolle un papel protagonista y activo, tanto en el seno de la UE, como en la ONU y ante los países que sea menester y ante otras Organizaciones Internacionales, apoyando y promoviendo cuantas gestiones directas e indirectas sean necesarias para lograr ese objetivo”.

Por último, tras elogiar “la implicación solidaria de muchas Administraciones como las vascas y de la sociedad civil con sus asociaciones, federaciones y colectivos solidarios y sociales en su permanente sensibilidad y compromiso con la ayuda humanitaria para con el Pueblo Saharaui”, Uribe-Etxebarria ha subrayado que el futuro del Sahara Occidental pasa por “modificar de raíz el paradigma y pasar de una lógica del enfrentamiento y de la rivalidad entre los Pueblos de la región a otra radicalmente opuesta basada en el respeto y el reconocimiento mutuos, la colaboración y la cooperación que redunde en el beneficio de toda la región en términos de paz, derechos humanos, estabilidad, seguridad y progreso económico y social”.

Next Euskadi